(Traducción) Las fibras de la ropa de poliéster podrían ser más perjudiciales para la vida marina que las microesferas.

En esta ocasión hemos querido traducir el artículo publicado por la Comisión Europea sobre las microfibras de poliéster: "Fibres from polyester clothes could be more damaging to marine life than microbeads", el 8 de julio en Science for Environment Policy, de Ziajahromi, S., Kumar, A., Neale, P.A. et al. (2017).


Las diminutas fibras de poliéster, que llegan a ríos, lagos y mares cada vez que lavamos la ropa, podrían causar más daño a los animales que las microesferas de plástico, según un nuevo estudio. Los investigadores analizaron el efecto de las microesferas y las fibras en un pequeño crustáceo llamado Ceriodaphnia dubia, que vive en lagos de agua dulce. Descubrieron que, aunque ambos tipos de plástico eran tóxicos, las microfibras causaban más daños. Ambos microplásticos atrofiaron el crecimiento de los animales y redujeron su capacidad de tener descendencia; las microfibras, sin embargo, lo hicieron en mayor grado y también causaron deformidades notables en el cuerpo y las antenas de los crustáceos.


Los microplásticos han emergido como un serio riesgo para los ambientes marinos y de agua dulce. Un informe, publicado por la Oficina Parlamentaria de Ciencia y Tecnología del Reino Unido en 2016, encontró que más de un tercio de los peces en el Canal de la Mancha están contaminados con desechos microscópicos de plástico. Los plásticos pueden llegar a lagos y mares a través de diferentes rutas. Por ejemplo a través de las aguas residuales de las plantas de tratamiento.


Las microesferas o microperlas de polietileno (PE), en particular, hace tiempo que se reconocen como un problema. Se pueden confundir por alimento por los peces y otros animales marinos, incluidos los pequeños filtradores como almejas, ostras y percebes. Una vez ingeridas, pueden acumularse en el tracto digestivo de los animales, impidiéndoles comer alimentos reales. Esto puede impedir su crecimiento y obstaculizar sus esfuerzos reproductivos.


Un estudio encontró que hasta el 58% del contenido estomacal de los filtradores estaba compuesto por microplásticos PE. El plástico puede envenenar toda la cadena alimenticia, ya que los depredadores que se alimentan de estos filtradores acumulan más y más perlas en sus estómagos. Existe la preocupación de que los microplásticos también puedan afectar a la salud humana, ya que muchos de los animales marinos afectados terminan en nuestros platos.


Estructura de un filtrador

Estructura de un filtrador


Además de las microperlas, las aguas residuales también pueden contener millones de pequeñas fibras plásticas. Estas microfibras provienen de telas sintéticas como poliéster, nylon y acrílicos, y se liberan en el suministro de agua cada vez que lavamos nuestra ropa. Por ejemplo, una carga de ropa puede liberar 700.000 fibras de plástico. La Comisión Europea solicitó a la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas que preparase un dossier para restringir la incorporación intencionada de microplástico en productos bajo la legislación de productos químicos (Reglamento REACH (Reglamento de Registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias químicas)).


Un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) encontró que, de las 9,5 millones de toneladas de plástico liberadas al océano cada año, las microfibras representan el 15-30%. Eso es el equivalente a que cada persona del planeta arroje una bolsa de plástico al océano cada semana.


Primary microplastics in the oceans

Primary microplastics in the oceans


En este estudio, los investigadores examinaron el efecto de las fibras microplásticas de poliéster y las perlas de polietileno sobre la supervivencia, el crecimiento y la salud reproductiva de la pulga de agua (C. dubia), un pequeño crustáceo que vive en lagos de agua dulce. Para medir el efecto de la exposición aguda, colocaron C. dubia en tres vasos de vidrio durante 48 horas; cada vaso de precipitados contenía una concentración diferente de microperlas (0.5-16 mg/l) o fibras (0.125-4 mg/l) mezcladas en 25 ml de agua mineral. Algunos C. dubia también se colocaron en vasos de control que contenían solo agua o agua mezclada con un solvente.


Para calcular los efectos de la exposición crónica, los investigadores dejaron C. dubia durante ocho días en vasos de varias concentraciones de microperlas y fibras (62.5-2.000 μg/l para perlas de PE y 31.25-1.000 μg/l para las fibras de poliéster). Los organismos de control también se dejaron en vasos de agua y disolvente durante el mismo período de tiempo.


C_dubia_cfbunh_edu

C. dubia. Fuente:UNH Center for Freshwater Biology


Descubrieron que tanto las fibras de poliéster como las perlas de polietileno eran tóxicas para C. dubia. A corto plazo la exposición a las concentraciones más altas de ambos tipos de microplásticos era letal (4 mg/l para fibras de poliéster y 8 mg/l para perlas de PE), aunque es poco probable que estas concentraciones puedan encontrar en la naturaleza. El estudio encontró, sin embargo, que la exposición a largo plazo a concentraciones más bajas de microplásticos, incluidos los que se ven en la naturaleza, pueden causar deformidades, obstaculizar el crecimiento y dañar la capacidad de C. dubia para reproducirse; con las fibras de poliéster, una concentración de 500 μg/l fue suficiente para reducir significativamente el número de jóvenes y el tamaño corporal de adultos, mientras que fue necesaria una mayor exposición a las microperlas para producir un efecto similar (1.000 μg/l para los números de neonatos y 2.000 μg/l para el tamaño corporal de un adulto).


Curiosamente, las fibras eran más tóxicas para la pulga de agua que las perlas. La exposición crónica a perlas y fibras redujo el tamaño corporal de los crustáceos y el número de crías que producían, este efecto fue mayor para las fibras. Por ejemplo, las pulgas de agua expuestas a una concentración de 1.000 μg/l de microperlas de PE tenían un 56% menos de crías que las pulgas de control, mientras que las pulgas de agua expuestas a la misma concentración de fibras de poliéster tenían un 84% menos de descendencia.


Los investigadores creen que los dos tipos de plástico ejercen sus efectos de diferentes maneras, ya que la mezcla de microfibras y microperlas no dañó a los crustáceos tanto como se esperaba. Argumentan que C. dubia probablemente confunde las microperlas de PE con alimento, y esto se confirmó cuando miraron dentro de los estómagos de los animales con un microscopio. Sus intestinos estaban llenos de diminutas perlas blancas de PE, y cuanto mayor era la concentración a la que estaban expuestas las pulgas de agua, más llenos estaban sus estómagos. Un estómago lleno podría evitar que los organismos comieran alimentos reales, privándolos de energía vital. Con las reservas de energía agotadas, C. dubia puede verse obligada a invertir más energía en la supervivencia en lugar de en el crecimiento y la reproducción, lo que resulta en un número reducido de descendientes.


Por otro lado, las microfibras no se ingerían como alimento, sino que parecieron interferir en la capacidad de los crustáceos para nadar. Con altas concentraciones, las criaturas enredaban y quedaban inmovilizadas en las fibras, mientras que un microscopio demostró que la exposición prolongada a concentraciones más bajas de 500 μg/l, causaron deformidades en su caparazón y antenas. El estrés del contacto físico con las fibras y el daño al cuerpo pueden explicar su reducción en la reproducción y el crecimiento, argumentan los investigadores.


Microfibras

Microfibras. Fuente: El Pais


El estudio es uno de los primeros en mostrar el grave daño que las microfibras pueden causar a los animales acuáticos. Hasta ahora, el foco de las políticas ha estado en las microperlas. Algunos estados miembros de la UE que han prohibido, o planean prohibir, el uso de microperlas en cosméticos incluyen Finlandia, Francia, Irlanda, Luxemburgo, Suecia y el Reino Unido. Sin embargo, esta investigación sugiere que las microfibras de nuestra ropa pueden ser igual de dañinas, o más.


La UE ya está tratando de combatir la acumulación de plásticos en los océanos a través de la Directiva marco sobre la estrategia marina (MSFD), que exige a los Estados miembros de la UE que garanticen que, para el año 2020, las "propiedades y cantidades de basura marina no causen daño a la costa y ambiente marino". La Comisión Europea también anunció, en enero de 2018, la primera Estrategia Europea sobre Plásticos, que incluye acciones para restringir la incorporación de microplásticos a los productos y la reducción de la contaminación por microplásticos de las principales fuentes tales como neumáticos, textiles y pellets de resina plástica. Un estudio dedicado por La Comisión Europea investigó, entre otras áreas, las opciones para reducir la liberación de microfibras en el medio acuático y sus respectivos impactos socioeconómicos y ambientales. En el seguimiento de la estrategia de los plásticos, teniendo en cuenta el estudio mencionado anteriormente, la Comisión examinará qué legislación adicional o medidas se necesitarán para abordar los problemas específicos presentados por las microfibras.



Recuerda que nos encontrarás en Facebook, Twitter e Instagram, y que puedes proponernos temas para el blog también por correo electrónico (This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.).



Acción cofinanciada por  la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento y el Fondo Social Europeo (FSE)